El 6 y 7 de abril de 2016 se celebra subasta en Isbilya con las siguientes obras de Carreño Miranda:

Juan Carreño de Miranda

15182

Lote 104
Juan Carreño de Miranda – Avilés 1614 / Madrid 1685
Título: “Autorretrato”
Técnica: Óleo sobre lienzo
Medidas: 63 x 48 cm
Firmado
Precio de salida: 40.000 euros

Este interesante e inédito retrato supone una incorporación extraordinaria al catálogo de originales, no sólo de Juan Carreño de Miranda, sino al conjunto de la pintura barroca coetánea de la Escuela de Madrid. Se conocía la existencia de este original perdido a través de un grabado que se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid que, a su vez, según Juan Agustín Ceán Bermúdez, reproducía el grabado que se atribuye a Juan Bernabé Palomino o a su hermano y basado en el autorretrato que, según información de la ficha de la biblioteca Nacional de Madrid, en el siglo XIX era propiedad del Marqués de Salamanca. El pintor se autorretrata de busto en torno a 1680, con unos sesenta y cinco años de edad. Mira al espectador en posición de tres cuartos, vestido con austeridad, un traje negro muy adecuado a la moda de la corte española de mediados del siglo XVII, amenizado con dos toques de color: la cadena dorada que atraviesa su pecho y la golilla de color blanco. El rostro envejecido queda enmarcado por una melena canosa que se funde con el fondo oscuro, una frente ancha, ojos grandes de mirada profunda, que se fijan en el espectador, nariz alargada, algo mofletudo, papada ligera y labios caídos. Carreño ha escogido como modelo para su autorretrato el de uno de sus antecesores: Velázquez (actualmente conservado en el Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia). No aparece con los instrumentos propios de su oficio, ni delante de un caballete. Se muestra desnudo de cualquier elemento que nos informe de su condición de artista porque, posiblemente, busca ennoblecer su oficio y su condición liberal, en línea con el espíritu que inundaban los autorretratos conocidos de Velázquez. Carreño, con una cadena de oro como único elemento, se prestigia retratándose de este modo y se aleja de una tradición artística que no reconocía al pintor como un artista noble sino como un mero artesano. Su condición de Pintor de Cámara de Su Majestad Carlos II sin duda condiciona el modo de representación que escogiese nuestro pintor. Procedencia: S. XIX: Colección Marqués de Salamanca. Bibliografía de referencia: PALOMINO y VELASCO, Antonio Acisclo (1724): Museo Pictórico y Escala Óptica: El Parnaso Español Pintoresco Laureado. Madrid, 1724. Edición moderna a cargo de NINA AYALA MALLORY, Madrid: Alianza, 1986. LÓPEZ VIZCAÍNO, Pilar; CARREÑO, Ángel Mario (2007): Juan Carreño Miranda: vida y obra. Asturias: Cajastur. PÉREZ SÁNCHEZ, Alfonso E. (Comisario) (1985): Catálogo de la exposición Carreño, Rizi, Herrera y la pintura de su tiempo. Madrid: Museo Nacional del Prado. PÉREZ SÁNCHEZ, Alfonso E. (1985): Carreño. Avilés, Ayuntamiento. NAVARRETE PRIETO, Benito (2015): Carreño de Miranda en el Museo de Bellas Artes de Asturias. Oviedo: Museo de Bellas Artes de Asturias.

 

Juan Carreño de Miranda

15232

Lote 124
Juan Carreño de Miranda – Avilés 1614 / Madrid 1685
Título: “Santa Teresa de Jesús”
Técnica: Óleo sobre lienzo
Medidas: 84 x 62 cm
Firmado
Precio de salida: 4.500 euros

Esta nueva Santa Teresa de Jesús se incorpora al corpus de obras de Juan Carreño de Miranda, y se integra entre las pinturas en las que representó a los santos carmelitas como en el cuadro de la Virgen del Carmen amparando a la Orden del Carmelo (Iglesia parroquial de Almeida de Sayago, Zamora, mencionado como original de Carreño por el propio Palomino). La fecha de realización de esta Santa Teresa se podría situar muy cerca del cuadro de Zamora, es decir, hacia 1653, todavía en un periodo de la actividad artística de Carreño relativamente temprano y, por tanto, muy cercano también estilísticamente a los cuadros del Hospital de la Venerable Orden Tercera ( Anunciación, Desposorios místicos de Santa Catalina de Alejandría). Es un periodo en que Carreño trabaja principalmente para las iglesias y los conventos de Madrid y para un nutrido grupo de comitentes que llegaban a la Corte con la intención de adquirir cuadros devocionales. En nuestro cuadro se percibe claramente la huella de la pintura flamenca, el conocimiento que Carreño ha adquirido del estilo de Rubens y Van Dyck a través de las colecciones reales; asimismo, se puede rastrear perfectamente la huella de la pintura clasicista boloñesa, en especial, de Guido Reni, a quien incluso llegó a copiar como lo atestigua su Judith (Madrid, Museo del Prado) , copia literal del cuadro de Reni del mismo asunto. Del italiano escoge la caracterización y el intenso y conmovedor gesto de arrebato de la Santa, que alza la mirada al cielo. Desde el punto de vista formal, el tratamiento del rostro de la Santa y sobre todo las manos son determinantes para concluir que es obra de Juan Carreño de Miranda. El rostro de la Santa es muy semejante al que podemos ver en uno de las santas carmelitas recogidas bajo su manto por la Virgen del Carmen en el cuadro de Zamora; en concreto, la que se encuentra en el extremo derecho de la composición: rostro sonrosado, nariz perfilada y algo puntiaguda, boca menuda y carnosa. En cuanto a las manos, son muy características y habituales en figuras de este maestro: la que se apoya en el pecho aparece en otros personajes, empezando por las Inmaculadas de este artista, como la de la Catedral de Vitoria, la del Convento de la Encarnación de Madrid, la del Convento de Serradilla en Cáceres o la de la Capilla del Instituto San Isidro de Madrid. Es un modelo muy habitual con los dedos puntiagudos y con la colocación de los dedos en idéntica postura. La mano izquierda extendida es semejante pero en posición invertida a la de San Francisco de Asís del Museo de Bellas Artes de Asturias, la del Dios Padre del Bautismo de Cristo de la Iglesia de Santiago de Madrid, o la de la Virgen de la Anunciación del Hospital de la Venerable Orden Tercera. Agradecemos a José María Quesada Valera la catalogación de esta obra. BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA: LÓPEZ VIZCAÍNO, Pilar; CARREÑO, Ángel Mario (2007): Juan Carreño de Miranda: Vida y obra. Asturias, Edición de Ángel Mario Carreño. PÉREZ SÁNCHEZ, Alfonso E. (1985): Juan Carreño de Miranda (1614-1685). Avilés, Ayuntamiento. PÉREZ SÁNCHEZ, Alfonso E.(1985): Catálogo de la exposición Carreño, Rizi, Herrera y la pintura madrileña de su tiempo (1650-1700). Madrid, Museo Nacional del Prado.

Juan Carreño de Miranda

15364

Lote 769
Juan Carreño de Miranda – Avilés 1614 / Madrid 1685
Título: “San Pascual Bailón”
Técnica: Óleo sobre lienzo
Medidas: 114 x 61 cm
Firmado
Precio de salida: 66.000 euros

A los precios de adjudicación se les sumará un 21% en concepto de intermediación de la sala, impuestos incluidos.

  • Las fotografías y descripciones de los lotes son propiedad de Isbilya.
  • Exención de responsabilidad : PintoresAsturianos.com ofrece información sobre futuras subastas de arte asturiano como un servicio gratuito a sus lectores, y aunque tratamos de reflejar fielmente la información, no nos hacemos responsables de posibles errores u omisiones por nuestra parte o por la de las casas de subastas. Antes de pujar por un lote compruebe siempre la información, precios y comisiones en el sitio web de la subasta.
¿Te parece útil esta información?
Suscríbete a las novedades
Suscríbete a nuestra lista y recibirás en tu correo todas las novedades que se publiquen en pintoresasturianos.com